logo

150. Que vienen los rojos

  • cap 150-1
  • cap 150-2
  • cap 150-4
  • cap-150- 3

A pesar de que Franco está en las últimas, el régimen todavía controla todo, incluso las conversaciones entre los parroquianos en el bar de Tinín. Los comentarios de Miguel sobre que ha llevado a Franco a un club de alterne han provocado su detención y le acusan de injurias contra la figura del Caudillo.

Antonio no acaba de entender por qué a Miguel le ha dado por decir que ha llevado a Franco a una casa de citas.

Miguel, ya en libertad, convence a Paquita para que le acompañe al club de alterne donde supuestamente llevó a Franco con su taxi, para comprobar si es verdad que estuvo allí o no. Y si Miguel ha sido detenido por hablar más de la cuenta, Antonio teme que le pase lo mismo por tener a Víctor en casa. Le pide a Mercedes que hable con Begoña para que Víctor se vaya cuanto antes.

Desde que Víctor está en casa, Remedios no ha ido ha trabajar, ya que Mercedes prefiere que la asistenta no se entere de que tienen a un inquilino escondido en casa. Quiere evitar así que se extienda el rumor en el barrio de que los Alcántara tienen a un comunista en su casa.

Víctor, por su parte, está encantado con las atenciones de Mercedes, hasta tal punto que incluso llega a sentirse atraído por ella.

Toni, por su parte, espera ansioso la vuelta de Juana del Sahara. Pero el estado de salud de Franco es preocupante y apenas tienen tiempo para recibimientos. Inmediatamente, los dos tienen que desplazarse a la Paz para hacer un seguimiento de la última hora del jefe de Estado.

Quienes también se ven afectados por el estado de salud del Caudillo son los enfermos, como Alfredo, que se encuentran ingresados en la Paz.

Los preparativos ante la muerte de Franco también se han iniciado en la imprenta. Ajenos a todo se encuentran Carlitos y Josete, que no acaban de reponerse después de la ajetreada noche que tuvieron en la iglesia con Rosario e Isabel. Parece que lo de los líos amorosos está a la orden del día en San Genaro. La pasión entre Pili y Jordi es evidente, pero ella se siente culpable por no guardarle “la ausencia” a su novio Sergio. Por otro lado, Loli últimamente muestra una especial atención a Desi e incluso no tiene reparos en recordarle a Clara lo maravilloso que es.

  • Share