logo

154. Españoles, Franco ha muerto

  • cap 154-1

La noche del 20 de noviembre ha sido larga. Los Alcántara no han podido pegar ojo casi desde el momento en el que conocieron la noticia de la muerte de Franco. En la calle todo el mundo está más callado de lo habitual, es un silencio cauto, lleno de interrogantes que nadie sabe cuándo se resolverán. Muchos no se acaban de creer aún que Franco, la persona que ha gobernado España durante los últimos 39 años,

El discurso de Arias Navarro en televisión saca de dudas a todos los españoles. La frase “Franco, ha muerto” es clara y rotunda, y deja paralizada a toda España. Casi todos los comercios de San Genaro muestran hoy un discreto cartel de “cerrado por defunción”. Mercedes ha ido a la peluquería porque no sabe qué hacer. En la imprenta, Antonio no quiere cerrar y Curro y Paulino han tenido que ir a trabajar. En la redacción de “Pueblo” el trabajo estos días es incesante. A pesar de que Gallardo le ha dicho a Toni que se quede en casa con Juana para que no les detengan, los dos han ido a la redacción. Para que todos los que quieran puedan despedirse del Caudillo, se ha instalado una capilla ardiente en el Palacio de Oriente durante 24 horas. Herminia decide ir, algo que no le parece muy bien al matrimonio Alcántara. Antonio y Mercedes no quieren ir a la Plaza de Oriente a despedir a Franco, pero tampoco quieren celebrar su muerte. Al final acaban yendo a la cola del Palacio de Oriente. Carlos, que no tiene clase durante siete días por la muerte de Franco, decide ir con Josete y Karina al Palacio de Oriente. A ellos se une Azucena, que aparece con una mochila enorme. Todos piensan que dentro lleva una bomba o panfletos para lanzarlos, pero finalmente su intención era más inocente. Y si a Carlitos le sorprende la idea de que Azucena quiera ver a Franco muerto, a Antonio no le sorprende mucho menos el hecho de que don Pablo también quiera ir. Después de un viaje relámpago a Zurich, decide acudir a la Plaza de Oriente. Gracias a sus contactos consigue “colarse” él, y Herminia, Clara y DESI, que después de tantas horas esperando están encantados. Por el Palacio de Oriente va pasando casi todo el barrio de San Genaro. Desde ese momento en la cabeza de los Alcántara, como en la del resto de los españoles, rondará una pregunta que aún no tiene respuesta: ¿Y después de Franco qué?ya no está.

Volver a la pagina anterior

  • Share