logo

159. La huelga nuestra de cada día

  • cap-159-1
  • cap-159-2

Si algo llamaba la atención en estas fechas, finales de enero de 1976, es sin lugar a dudas la cantidad de huelgas que proliferan en casi todos los sectores del país. Desde que se declaró la “guerra” en las Artes Gráficas, Antonio no duerme tranquilo. En la imprenta todo sigue igual, ya que los obreros se mantienen firmes en su idea de no trabajar hasta que la situación mejore. Antonio está cada vez está más preocupado porque si pierde clientes no va a poder hacer frente a los numerosos pagos que tiene que hacer y teme tener que cerrar el negocio.

Para apoyar a las imprentas y aumentar la presión, algunos periódicos del país han decidido también hacer huelga. Tony apoya el parón aunque se siente culpable de no ayudar a su padre en estos difíciles momentos. La presión de los socios de “Criterio” es cada vez mayor ya que no están dispuestos a sacrificar el siguiente número de la revista por la huelga que hay en la imprenta. Así que Antonio, con la ayuda de Paulino y don Pablo, sigue imprimiendo a pesar de conocer el riesgo que tiene abrir la imprenta durante la huelga. Curro ha decidido secundar la huelga y como está en contacto con los sindicatos se entera de que los piquetes van a ir a la imprenta a “presionar”, así que avisa a Antonio para que se vaya cuanto antes. Pero éste que no está dispuesto a ceder al chantaje de los piquetes continúa trabajando junto con Paulino y don Pablo.

Mercedes, por su parte, apoya a Antonio porque sabe la difícil situación que su marido está viviendo. Por eso cuando la profesora del instituto, Carola, le dice que Carlitos está faltando últimamente a clase decide no comentárselo a su marido para no preocuparle e Intenta solucionar el problema por su cuenta. A Carlos en estos momentos lo único que le preocupa y en lo único que piensa es en Julia, algo que acabará con la paciencia de Antonio que está más susceptible de lo habitual por sus problemas con la imprenta.

Y si la relación de Carlos y Julia cada vez va mejor, no se puede decir lo mismo de la de Miguel y Paquita, que siguen enfadados porque tienen diferentes formas de ver las cosas. Miguel cansado de los enfados de Paquita decide invitar al cine a Esperanza, su antigua novia.

  • Share