logo

307. A la caza

  • cap-307-1
  • cap-307-2
  • cap-307-3

La violación de Pili en el capítulo anterior ha sido un gran trauma no solo para ella sino para todo San Genaro. Queda demostrado que Cruz no es el violador, y es puesto en libertad, pero el verdadero agresor sigue suelto y podría volver a actuar en cualquier momento.
En medio de este ambiente de miedo, los Alcántara han retomado las obras para cerrar la terraza y la casa es tomada por los albañiles. El hecho de tener a dos desconocidos en casa no acaba de gustar a Antonio, que no puede quedarse vigilando las obras porque tiene que ir a una cacería, organizada por su yerno, y a la que asiste el alto directivo de Iberia con el que quiere hacer negocios, Ricardo Goicoechea.
Carlos, que últimamente está centrado en la parte comercial de la bodega, también va con su padre a la cacería, y cuando se encuentra en ella a Mauro, el drama está servido. Carlos mantiene un apasionado romance con su hija y no quiere que el padre de ella se entere.

  • Share