logo

44. Días de lluvia

  • cap-44-1
  • cap-44-2
  • cap-44-3
  • cap-44-4

Inés decide dejar su trabajo en Meyni para dedicarse plenamente al teatro, lo que agota la paciencia de sus padres. Antonio tiene con ella una fortísima discusión que acarreará graves consecuencias. Mercedes, muy afectada, hace de tripas corazón y se pasa el día trabajando para terminar un encargo de muchos vestidos. Por si fuera poco, en la tienda no recibe mucha ayuda puesto que Pili y Nieves no piensan en otra cosa más que en adelgazar. Y es que con los sesenta llegó a España la moda de la delgadez, algo incomprensible para la generación de Herminia y Pura, que había conocido de primera mano el hambre de la posguerra.

Fuera del hogar, a Antonio parece irle muy bien. Don Pablo por fin le da un adelanto, y además le invita a una cena en su casa para celebrar la puesta en marcha de Construcciones Nueva York. Al banquete asistirá una pareja de excepción: los Altamira.

Toni ya está acabando su período de instrucción, en el que ha hecho buenos amigos. Para guasa de Álvaro, Mario le pide que le enseñe a bailar. Y es que su poca maña en estas lides no le ayuda mucho a ligar cuando sale de permiso.

Carlitos se contagia de la moda del adelgazamiento que practican los mayores. Junto con Luis y Josete intenta ayudar a Benito, un amigo gordo, a ponerse en forma para que consiga saltar el plinto en clase de gimnasia.

  • Share